¿Y si tu encierro te abre al Universo?

La mente es una buscadora nata. Siempre buscando algo externo que le dé paz, alegría o amor. Lo que encontrarás fuera será ficticio o temporal, aunque quizá te supla tus necesidades en ese momento. La superficialidad es perecedera. Solo sintiendo ese amor, paz o alegría, muy profundo dentro de ti, sabrás verlo realmente fuera.

Lo que sucede con nuestra mente es que, si no la re-educamos, tiene demasiados estímulos externos que la llaman. Y se separa demasiado de tu corazón, de tus deseos de alma. Hay un largo camino evolutivo hasta que se empieza el andar hacia el encuentro de tu alma, de tu Ser, y decidir buscar hacia adentro.

Pero ese es el plan. Buscar afuera para acabar aprendiendo que eso que buscas lo encuentras y lo activas desde dentro.

Y es normal pensar que todo lo obtenemos desde el exterior, pues el cuerpo humano está diseñado para poder interaccionar con lo exterior. Los ojos enfocan hacia afuera para captar el entorno, los oídos captan el sonido externo, la boca recibe la comida del exterior, las extremidades nos permiten realizar movimientos para desplazarnos o para tomar contacto directo con lo material que está ahí fuera.

Lo que sucede ahora y a gran escala, es que las personas se dan cuenta poco a poco, que no solo existe el cuerpo físico. Y que para auto-descubrirnos de verdad debemos investigar aquello que no se ve. Tu corazón no tiene boca pero se alimenta diariamente de experiencias, al igual que tu mente. Tu tercer ojo no tiene pestañas y nunca sufrirá de miopía pero debe ser activado por tu propia voluntad para ver tu camino de vida con mucho más detalle.

Pero todo es un proceso. No se empieza una casa por el tejado. Somos más que este cuerpo y tampoco somos nuestros pensamientos. Todo eso solo son detalles humanos.

Creo que tampoco hay un objetivo a conseguir muy claro, sino el de experimentar los diferentes conceptos de amor que existen. Primero lo confundimos todo con lo que nos muestran las emociones y ahí nos quedamos, pensando que eso es lo que nos hace diferenciar lo que es amor de lo que no lo es. Pero las emociones son solo un paso más y son engañosas porque se personalizan positívamente o negatívamente dependiendo de tu fortaleza o seguridad interna.

El amor va más allá. Se experimenta desde la neutralidad. 
Bueno y malo dejan de ser conceptos clasificadores y pasan a ser neutros. Todo esto solo lo descubres con la experiencia de la vida, cuando te das cuenta de que la humanidad se creó unos baremos entre los que fluir para clasificar cada acción, pensamiento o emoción desde el bien o el mal. Si vas más allá de lo racional, te encuentras con el Amor de frente. Y Todo lo es. Solo vibrando a distintas frecuencias.

Vinimos a descubrir que todo es amor, y que lo que aún no sientes que vibre como tal es lección que nos queda por aprender. Nadie dice que esto es fácil, pero ¿qué explorador del universo se lanza a una aventura donde no hay que descubrir nada?

Sigamos recordando quienes somos sobretodo en estos tiempos que el escenario global nos obliga a encerrarnos. Aunque se activen miedos, bienvenidos sean. Forman parte de esta transformación. Sigamos abriendo puertas que desconocíamos que existían. Sigamos perdiendo el miedo a mirar detrás de ellas. ¿Y si tu encierro te abre al universo? Recuerda que cualquier metamorfosis requiere silencio, calma y crisálida.

Con todo mi corazón,
Sonia Coll

5 comentarios en «¿Y si tu encierro te abre al Universo?»

  1. Hola, soy sole y quisiera saber si me puedes ayudar, se que algo puedes hacer por mi, lo que no se es como ayudarme y superar mis miedos, inseguridades y falta de seguridad en mi misma y asi poder avanzar logrando el éxito y la felicidad.
    Saludos y mucha bendición por entrar en mi vida, gracias gracias gracias

    Responder

Deja un comentario

Recibe todas las novedades

Mis nuevos artículos, eventos y formaciones en tu correo

Información sobre Protección de Datos Personales - SoniaColl.com te informa que los datos de carácter personal que proporcionas rellenando este formulario seran tratados por Sonia Coll como responsable de este sitio web; Finalidad: gestionar el alta a la suscripción al blog y enviar las novedades relacionadas con el sitio web; Legitimación: Consentimiento del interesado; Destinatarios: tus datos se guardan en una base de datos propiedad de la plataforma de correo electrónico Mailchimp (EE.UU.) – Ver la política de privacidad de Mailchimp; Derechos: puedes acceder, rectificar, limitar o suprimir todos tus datos mediante un correo a info@soniacoll.com; Para más información consulte la información legal de este sitio web.