Sentir Paz desde la densidad del Mundo

En última instancia lo que uno mismo debe observarse es su estado de Paz.

Paz no significa calma, quietud o silencio. Paz es equilibrio interno. Va más allá del entorno.

Esa Paz de la que hablo no viene condicionada por lo que te suceda.

La Paz es una frecuencia armónica vibrando de forma continuada en ti, pese a la aparente no armonía externa.

A esa Paz a la que me refiero le sucede lo mismo que al Amor: no puede ser definida. Las palabras la limitarían. Solo puede ser experimentada.

Cada vez que me uno conscientemente con mi Yo Superior (esa parte de mi Ser que no está condicionado por este mundo ilusorio), se me recuerda y repite lo mismo: que me centre en mi estado interno, que deje los conceptos mentales sobre espiritualidad a un lado, que aprenda de lo que vivo, de lo que experimento. Que sea a través de allí desde donde me exprese. Que la Paz sea mi guía, mi bastón. Que me permita toda emocionalidad que surja, pues es desde mi humanidad desde donde me elevo, evoluciono y trasciendo el peso de la dualidad.

Por eso, cada vez siento que soy más escueta en palabras y más abundante en el sentir.

Por eso, cada vez me cierro más a lo que alimenta mis juicios y me abro a la aceptación.

Una, solo puede ofrecer lo que ES. Y es desde ese ofrecimiento desde donde sientes que estás haciendo lo que corresponde. Una, solo ES. Y desde esa vibración individual del Ser te comunicas con tu entorno. Un tipo de comunicación que va más allá de lo racional: es el lenguaje de tu frecuencia de Amor. Como las siete notas musicales, tonos agudos y bajos están en ti y la combinación de todos crearán armonía o no. Allí se muestra tu habilidad artística “musical” con la Vida. 

Nadie te va a juzgar como “músico”, salvo tú mismo. Y debemos reírnos tiernamente con eso. Como si observáramos a un bebé intentando tocar el piano: lo que nos enternece es su disfrute, su motivación y su asombro al escuchar sonidos, y no su destreza como compositor…

¡Ay! Si pudiera transmitir lo que siento creo que me quedaría escueta igualmente.

Si me permites darte un consejo: recuerda que posees la capacidad alquímica de transformar todo lo que te llega, pasándolo a positivo, pero también a negativo. Algo que te puede aportar un bien puede que lo identifiques como negativo, y algo que no te beneficie puede que lo sientas como bueno. Así que, utiliza esa capacidad para volver a la Paz. Ya ves que el valor de cada cosa lo aportas tú.

Todo lo que nos sucede tiene una fuerza que desde nuestra consciencia humana definimos como positiva o negativa, buena o mala. Este es el mundo de la dualidad en la que vivimos, y aunque sepamos que lo dual en realidad es una ilusión de este mundo, debemos aprender a gestionar esta condición que podríamos llamar como “clasificatoria”. Dicho esto, como ves, todo reside en la gestión emocional y mental de aquello que experimentamos.

Definir la Paz, repito, es como querer hablar de los colores a una civilización que solo pudiese ver el blanco y el negro. No es posible.  La posibilidad residiría en que por ellos mismos ampliaran su capacidad de visión y empezaran a experimentar los distintos colores: primero los primarios, después los secundarios, etc. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que su motivación en querer ver colores no vendría dada por lo que les dijeras sino por el ejemplo de tu bienestar. No hay nada como observar a una persona que se encuentra en Paz, para desear llegar a ese estado también. No hace falta ni que esa persona hable. La Paz se transmite por vibración. Te llega. Se percibe.

Deseo que cada nuevo día te sea magnífico, evolutivo, amoroso…y sobre todo, pacífico.

Con cariño,

Sonia Coll

Categorías Paz

Deja un comentario

Recibe todas las novedades

Mis nuevos artículos, eventos y formaciones en tu correo

Información sobre Protección de Datos Personales - SoniaColl.com te informa que los datos de carácter personal que proporcionas rellenando este formulario seran tratados por Sonia Coll como responsable de este sitio web; Finalidad: gestionar el alta a la suscripción al blog y enviar las novedades relacionadas con el sitio web; Legitimación: Consentimiento del interesado; Destinatarios: tus datos se guardan en una base de datos propiedad de la plataforma de correo electrónico Mailchimp (EE.UU.) – Ver la política de privacidad de Mailchimp; Derechos: puedes acceder, rectificar, limitar o suprimir todos tus datos mediante un correo a info@soniacoll.com; Para más información consulte la información legal de este sitio web.