Para Vibrar Alto conviértete en Raíz

Estas son unas palabras que quieren ir directo a tu yo más profundo. Un ejercicio canalizado para tu bienestar, si así lo deseas.

Si decides escuchar, procúrate unos momentos de silencio. Un retiro dentro del retiro de tu casa. Aquiétate. Respira largo y profundamente y sitúate dentro de tu pecho. Vuélvete pequeño, trae a tu consciencia un escenario de amor y naturaleza y escucha desde allí.

Bienvenido. Ve a lo más profundo de ti. Está aquí mismo, en tu corazón. Un rincón muy valioso que quizá no quieras ver nunca. Pide a tu Ser que te guíe hasta el útero de tu madre. Viaja a esa íntima oscuridad la cual puede que incluso temas. Si llegas tú se hará la luz. Como una simple cerilla en una enorme sala. Sólo debes querer prenderla. Solo es una sala. Lo que te inquieta es lo desconocido de ella, ese no saber. Ese no control. Estás a punto de ser un bebé, pero aún no es el momento. Estás a punto de nacer a la vida y con ello se activarán todos tus aprendizajes, todos tus pactos entre almas, todos tus desafíos, alegrías, placeres y dolores. Pero aún no. Observa ese cuerpecito en posición fetal, ya algo apretado dentro de una matriz maravillosa que es tu puente a la vida. Viaja en el tiempo y céntrate en ese momento. Tienes lo que necesitas, el suministro del alimento hasta que nazcas y el oxígeno que te llega también a través del cordón umbilical. Temperatura agradable. La rítmica y tranquila música del latido del corazón de tu madre. Estás bien. Aún faltan días por nacer.

Y ahora escucha tu latir. Ese corazoncito que fue el primer órgano que se formó, en tu tercera semana de gestación.  Puedes escuchar el tuyo y a la vez el de tu madre, como un eco lejano que acompaña cada latir de tu precioso corazón. No estás solo. Nunca lo has estado y nunca lo estarás. Hay completa armonía en tu existencia allí dentro. Tu aventura está a punto de empezar, pero es momento de hacerte a ti mismo un regalo. Un regalo que será una fuerte base de bienestar para todo el transcurso de tu vida, si así lo deseas.

Vamos a activar el campo cuántico, para que desde el no espacio y el no tiempo se ancle en ti esta visualización prenatal, para tu mayor y máximo bien posible en tu experiencia de vida actual.

Visualiza que de ese corazoncito tuyo sale una luz azul que te envuelve a ti y a toda la placenta. En tres latidos queda todo cubierto de un precioso halo azul que protege tu experiencia.

Siente ahora como flotas en la Nada, en el Cosmos, dentro de ese valioso receptáculo y que a la vez tu madre te está proporcionando. Hay completa paz y a la vez oscuridad, pues tus ojos aún están cerrados. Sólo se escuchan latidos y un suave zumbido externo, que es la vibración del Universo. Es dentro de esa oscuridad placentera que decides crear un vínculo con la Vida en la Tierra, allí donde has decidido nacer.

Sientes que la Madre Tierra te llama. Tus piececitos se convierten en raíces de luz que salen al exterior y se mueven hasta encontrar la superficie del planeta y viajan aún más profundo, hasta anclarse en el núcleo corazón cristalino de la madre Tierra. Eres una semilla estelar. Y como tal, también brotarás. Visualiza que tus manitas se vuelven raíces blancas que ascienden y ascienden hasta salir de esa matriz flotante en la que estás. Y al salir empiezan a brotar de ellas unas maravillosas hojas que se expanden por encima de tu cabeza, tomando forma de copa de árbol. Uno pequeño, pero con fuertes raíces. Esta es tu primera conexión con el lugar en el que vivirás. En ese pequeño pecho ves una luz latiendo que une raíces, ramas y hojas. Desde ese corazón surge una espiral de un brillo dorado muy intenso que asciende hasta mucho más arriba de esa bella copa de árbol que cubre tu cabeza y que se mueve cada vez que mueves tus manitas y dedos. Esa espiral es tu unión a la Esencia Universal. Al Amor Incondicional, más allá de la experiencia en este planeta y sistema solar. Siente tu unión con el origen. Esa unión nunca se rompe y te acompañará toda la eternidad.

La pureza de ese bebé que está por nacer resplandece cada vez más. Sonríe y ahora está escuchando a su madre. La Tierra quiere abrazarte. Decirte que todo irá bien. Que cualquier experiencia que vivas será la que corresponda y que continuarás vibrando desde su misma frecuencia de amor, ternura y desde la compasión y respeto por toda vida que sostiene en ella misma. Que, aunque este recuerdo se borre de tu memoria, en tu corazón permanecerá para siempre. Que cada vez que pongas tu mano o tus pies desnudos en un prado, en un bosque, en una playa, en una montaña o jardín, ella te transmitirá su sutil latido para que recuerdes tu vínculo. Una unión más allá de este mundo.

Eres su querida semilla estelar que germinó y se enraizó en ella, para que en tu caminar en su superficie crezcas y des tus frutos, para tu alimento y el de los demás. Quedó grabado en tu Ser que la alta vibración del Amor desde la experiencia humana solo se experimenta sintiéndose enraizado con nuestra Madre Tierra. Que recuerdes siempre que para vibrar alto debes convertirte en raíz.

Ahora ya duermes en el útero de tu madre, tuviste un precioso sueño intrauterino. Faltan pocos días para que nazcas, pero tu corazón siente ya la paz de todos tus futuros potenciales. Siente el bienestar de ese presente. Siente el abrazo a todos tus pasados.

Que tu nacer sea según lo dispuesto y tu camino en esta tierra te lleve de vuelta a tu lugar más sagrado: tu corazón.

Siente tu momento actual. Recuerda donde estás, ya naciste hace tiempo. Ahora solo escuchabas o leías unas palabras que te hablaban de antes de nacer. Unas palabras que espero que te trajeran paz, fortaleza y expansión de consciencia.

Feliz Vida.

Gracias.

Desde mi corazón,

Sonia Coll

Nota:  Si quieres la versión audio, ponte en contacto conmigo para enviarte un archivo de voz.

3 comentarios en «Para Vibrar Alto conviértete en Raíz»

  1. Sonia!!!💗
    Ho he intentat visualitzar dp dhaver-te llegit…pero, «no sé fer-ho»…potser amb el audio, m’ensurto millor… Aconswguir-ho, ha de se una experiencia enorme💗
    Gracies bonika.

    Responder
  2. Querida Sonia, desde Mendoza, Argentina, te sigo hace tiempo. Leerte me lleva a la reflexión, a profundizar en mi. Me siento muy conectada contigo, en esta gran unidad que compartimos las almas que nos sabemos y reconocemos como hermanos de camino. Gracias por compartir tus sentires, porque así podemos hacerlos nuestros. Te envío todo mi amor, desde el cobijo de mi hogar en estos días de cuarentena, sabiéndonos a su vez, cobijados y guiados por la paz y el amor del Espíritu que nos habita. Me encantaría recibir el audio de tan hermosa meditación. Agustina

    Responder

Deja un comentario

Recibe todas las novedades

Mis nuevos artículos, eventos y formaciones en tu correo

Información sobre Protección de Datos Personales - SoniaColl.com te informa que los datos de carácter personal que proporcionas rellenando este formulario seran tratados por Sonia Coll como responsable de este sitio web; Finalidad: gestionar el alta a la suscripción al blog y enviar las novedades relacionadas con el sitio web; Legitimación: Consentimiento del interesado; Destinatarios: tus datos se guardan en una base de datos propiedad de la plataforma de correo electrónico Mailchimp (EE.UU.) – Ver la política de privacidad de Mailchimp; Derechos: puedes acceder, rectificar, limitar o suprimir todos tus datos mediante un correo a info@soniacoll.com; Para más información consulte la información legal de este sitio web.