Estamos viviendo un Intermedio

En estos momentos que estamos viviendo, son muchos los que esperan cada día respuestas y directrices de seres o maestros elevados. Pero en realidad, el mensaje es muy repetitivo, aunque no por ello menos importante: estamos experimentando un intermedio.

Es como si en nuestra obra de teatro (nuestra vida) se abriera un paréntesis para que se cambie e instale el nuevo escenario, así como los demás protagonistas que van a seguir actuando después. Un tiempo en que como directores y guionistas nos limpiamos las gafas y decidimos cómo queremos ver el resto de la obra.

Estamos viviendo una pausa dentro del tiempo lineal. Y como todo lo que existe, lo que está sucediendo a nivel mundial tiene su dualidad. Puedes decidir vivir esto desde el polo negativo o vivirlo desde el positivo. Se anima a que se vea y sienta como una oportunidad para la experiencia humana. Yo decido verlo así. No porque me lo digan sino porque experimento en mí las dos opciones y prefiero vibrar y nutrirme de lo positivo.

En este intermedio global tenemos tiempo de comprobar qué tal se vive desde el miedo o desde el amor. De todas formas, cada persona decide evolucionar por un lado o por el otro hasta que quiera. Cada uno tiene libertad de elección y no hay correcto ni equivocado. Solo son decisiones desde la individualidad humana. La espiritualidad en realidad es sencilla y muy práctica de cara al bienestar. No se va por rodeos. Hay claridad en cada mensaje que se recibe en el corazón.

El mensaje es “Está en tus manos”. Ahora más que nunca debemos tocar bien con los pies en la tierra y vivir de verdad desde la realidad dimensional que nos toca. No se trata de huir a otras dimensiones más elevadas. Eso solo sería temporal. El trabajo está aquí y cada uno tiene sus cosas pendientes por hacer, sus responsabilidades, sus guiones, su obra de teatro.

Hace tiempo que nos lo recuerdan. Ahora no va de los demás, va de ti. Lo externo forma parte de tu realidad y debes saber convivir con todo. Somos seres aprendiendo de muchas dimensiones a la vez, pero en este caso aquellas más etéricas solo pueden ser ahora un refugio temporal para coger aire y continuar aquí abajo. Toda esta situación -como ya expliqué en mis anteriores publicaciones- es una oportunidad y puede ser aprovechada para bien. Está en nuestras manos cómo decidir seguir. Cómo activar nuestra vida a partir de ahora. Nuestras prioridades, nuestro estilo de vida, nuestra economía… Todo cambia. Y siento que era necesario.

Todo va a dar un giro impresionante hacia el bien si así lo decidimos. Tengamos confianza.

¿Qué hacer mientras tanto?

No te ofusques con el qué hacer. Ni en sentirte mal si no estás “haciendo nada”. Quizás necesitabas ese hacer nada. Pero lo que sí es importante es que observes cómo haces lo que sea que hagas. Desde dónde estás moviéndote en todo esto. Por ejemplo: tus tareas diarias en casa, ¿las haces desde el tedio o con una sonrisa en el corazón? O bien, si realmente estás en presencia cuando miras una simple película o lees un libro. ¿Realmente estás relajado? Que realices actividades pausadas, como leer o escuchar música no significa que tengas necesariamente tu mente en paz. Por eso, el consejo es que empieces por lo simple. Observando cada acción que hagas, por monótona que sea. ¿Estás bien? ¿Estás inquieto? Bien. Ve a por ello. Cambia esa situación si así lo sientes.

Puedes decidir aprender idiomas, manualidades o empezar estudios universitarios si quieres. Sí. La mente te recuerda que debes ser productivo ¿verdad? Aún hay una programación inconsciente que te repite “no pares”. Puede que para muchos así sea aún. Ve a por ello. Reconoce esa presión mental que te dice que hagas, hagas y hagas. Y además lo hagas bien y sea reconocido.  Observa porqué hay esa inquietud incluso cuando estás haciendo actividades relajadas. Allí es por donde debes empezar. Observación. Solo con la toma de consciencia de ello ya elevas tu vibración inicial.

Vibrar alto no significa estar obligatoriamente siendo como un elfo o un hada en casa saltando y besando a las plantas. Significa empezar por lo más básico. Significa darse cuenta de tus miedos, de tus tristezas, enfados y preocupaciones. Ya lo irás transmutando todo para bien, por eso no te preocupes. Pero empieza por darte cuenta de tus emociones. Una buena gestión de ellas será un buen inicio.

Es útil llevar un diario también en el que anotes en qué momentos del día te sientes mejor o peor. Será curioso comprobar al cabo de una semana, si hay una relación en tus anotaciones. Observar si estabas haciendo las mismas cosas en esa hora en que te sentías mal o no.

Este “encierro” es una apertura a ti mismo. Una oportunidad a verte de verdad y mejorarte para tu bien, si así lo decides. Además estás entrenando tu voluntad, tu poder y fortaleza internos.

¡Ánimos! El resultado, dentro de unos meses puede ser maravilloso. Está en nuestras manos.

Desde mi corazón,

Sonia Coll

Publicaciones relacionadas:

1 comentario en “Estamos viviendo un Intermedio”

Deja un comentario

Recibe todas las novedades

Mis nuevos artículos, eventos y formaciones en tu correo

Información sobre Protección de Datos Personales - SoniaColl.com te informa que los datos de carácter personal que proporcionas rellenando este formulario seran tratados por Sonia Coll como responsable de este sitio web; Finalidad: gestionar el alta a la suscripción al blog y enviar las novedades relacionadas con el sitio web; Legitimación: Consentimiento del interesado; Destinatarios: tus datos se guardan en una base de datos propiedad de la plataforma de correo electrónico Mailchimp (EE.UU.) – Ver la política de privacidad de Mailchimp; Derechos: puedes acceder, rectificar, limitar o suprimir todos tus datos mediante un correo a info@soniacoll.com; Para más información consulte la información legal de este sitio web.